Editar

La investigación a través de encuestas. Teoría y Práctica

Revisión para “ La investigación a través de encuestas. Teoría y Práctica ” en 16 Jun de 2016 @ 13:06:00

Título
La investigación a través de encuestas. Teoría y Práctica
Contenido
<p style="text-align: justify">Nombre de la Asignatura</p> <p style="text-align: justify"><strong>La investigación a través de encuestas. Teoría y Práctica</strong> (Seminario Optativo)</p> <p style="text-align: justify"><strong>Descripción del nombre</strong></p> <p style="text-align: justify">El procedimiento de recolección de información conocido popularmente bajo el nombre de <em>encuesta</em>, constituye una técnica propia de investigaciones sociales y políticas que permiten generar datos cuantitativos.</p> <p style="text-align: justify">Así vista, la herramienta tiene características particulares que la diferencian de otras prácticas, y que implican una serie de posibilidades y limitaciones que el investigador no debe desconocer.</p> <p style="text-align: justify">La definición del término que brinda la <a href="http://www.rae.es/">Real Academia Española</a> -“conjunto de preguntas tipificadas dirigidas a una muestra representativa, para averiguar estados de opinión o diversas cuestiones de hecho”- sintetiza muy bien sus tres principales componentes: el cuestionario, la muestra y su muy extendido rango temático.</p> <p style="text-align: justify">El cuestionario permite la colección y sistematización de aquellos estados, siempre que esté sustentado en temáticas que formen parte de la agenda de la población a la que irá dirigido; que incluya preguntas fundadas en indicadores válidos y confiables, formuladas en un lenguaje y con un orden de aparición que minimice todo tipo de sesgo; que su diseño esté basado en una lógica que balancee proporcionalmente momentos de tensión y distensión, que permita una atención adecuada y promueva el interés del encuestado; y en tanto la homogeneidad temática, la duración de su aplicación y el entrenamiento de los entrevistadores sean apropiados.</p> <p style="text-align: justify">El diseño muestral, si se verifica suficientemente representativo -particularidad que no se constata en todos los sondeos y que incluso en muchos casos está fuera de las pretensiones del investigador- admite la generalización de las estimaciones al universo estudiado. Y, toda vez que se trate de una muestra probabilística -es decir, basada en leyes estadísticas- el cálculo del denominado margen de error muestral posibilita acotar el grado de incertidumbre de las estimaciones, característico de cualquier investigación social.</p> <p style="text-align: justify">Estas consideraciones fundamentan tres premisas básicas que sostienen la arquitectura ontológica de las encuestas: los entrevistados no mienten, tienen siempre una opinión acerca de lo que se les interroga, y el conjunto de sus opiniones es coherente.</p> <p style="text-align: justify">Probablemente, ninguno de dichos axiomas supere un examen apoyado en el sentido común<a href="#_ftn1" name="_ftnref1">[1]</a>. Sin embargo, una explicación <em>a contrario sensu</em> llevaría a inquirir y cuestionar qué valor tendría preguntar si se supiera que todos los encuestados mentirán; cuál sería la pertinencia de la inclusión de la categoría <em>no sabe</em> en todas las preguntas, y por qué un razonablemente bajo número de entrevistados eligen usualmente esta opción; y desde qué óptica el analista juzga que las opiniones del encuestado no son coherentes -de un entrevistado <em>promedio</em> que es, educativa, informativa y culturalmente, muy distinto del investigador-.</p> <p style="text-align: justify">Es decir que los sondeos presuponen que los encuestados no escogen sus respuestas azarosamente, y que son capaces de discernir -y admitir- si poseen opinión respecto de las temáticas planteadas. Por su parte, el investigador debe analizar los datos relevados teniendo en cuenta su contexto de producción.</p> <p style="text-align: justify">Así las cosas, la realización de una encuesta permite la relativamente rápida y razonablemente económica recolección de datos acerca de una cuantiosa diversidad de variables, con el ulterior fin de generar evidencia empírica sobre ciertos tópicos.</p> <p style="text-align: justify">No obstante, no debe olvidarse que la encuesta es un instrumento que opera bajo ciertas condiciones.</p> <p style="text-align: justify">Por sus características como mecanismo cuantitativo, no permite profundizar temáticas ni analizar procesos. Debe contentarse con obtener regularidades, detectar tendencias e hipotetizar acerca de ciertas asociaciones entre variables, lo que no es poco.</p> <p style="text-align: justify">Por otra parte, una enumeración de desventajas<a href="#_ftn2" name="_ftnref2">[2]</a> debería incluir no solo, como ya se señaló, la inevitable introducción de sesgos en las preguntas que se formulan -tanto por su temática, por su enunciación, como por su orden-; sino, también, la imposibilidad de lograr una muestra absolutamente representativa<a href="#_ftn3" name="_ftnref3">[3]</a> de todas las variables -aun reduciendo <em>todas</em> a aquellas que forman parte de los objetivos de la investigación-; la impracticabilidad de aplicar un procedimiento absoluta o extremadamente riguroso en la tarea de campo; y, por último, la dificultad que acarrea la aplicación de un mismo cuestionario a una población heterogénea.</p> <p style="text-align: justify">Al mismo tiempo, una serie de discusiones se vierten sobre otros aspectos de las encuestas: su inutilidad para recabar datos a un sujeto colectivo a partir de un abordaje individual (Blumer, 1982 [1947]; Habermas, 1990; Bourdieu, 1996 [1972]), la influencia de la divulgación de sus resultados sobre el mismo objeto de investigación (Champagne, 1990 y 1996; Raimondo, 1995; Cabrera, 2003 y 2005), la imposibilidad de distinguir respuestas reflexivas de meras impresiones (Sartori, 1992; Bourdieu, 1996 [1972]) y su falta de capacidad predictiva (Acosta, Jorrat y Lloveras, 2000; Beltrán y Valdivia, 1997; Cabrera, 2009a; Donoso, 2006; López y Figueroa, 2009 y Madariaga, 2006).</p> <p style="text-align: justify">Esta enumeración de atributos, más la larga trayectoria del método, conlleva la idea de un instrumento válido y confiable. Por otra parte, la encuesta se configura -y presenta como ventajas comparativas- como la técnica de investigación que permite, simultáneamente, el abordaje de numerosas variables en una gran cantidad de unidades de análisis, a la vez que su costo de operación y lapso de ejecución se encuentran entre los más reducidos si se los coteja con otros procedimientos.</p> <p style="text-align: justify">Referencias Bibliográficas</p> <p style="text-align: justify"><strong>Acosta, Luis; Jorrat, Jorge Raúl y PérezLloveras, Daniela (2000)</strong>: "Precisión de las encuestas pre-electorales en Argentina: elecciones presidenciales de 1995 y 1999", en <em>Revista Argentina de Ciencia Política</em>, Número 4, página 57, Buenos Aires, Diciembre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Alonso, Belén; Cabrera, Daniel y Tesio, María Eugenia (2009)</strong>: “Sondeos, votos y voces. Aportes para un debate político y técnico”<em>,</em> en Braun, María y Straw, Cecilia (compiladoras): <em>Opinión Pública</em><em>. Una mirada desde América Latina</em>, Emecé, Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Amado Suárez, Adriana y Bongiovanni, Maximiliano (2005)</strong>: <em>La publicación de encuestas: más allá de una cuestión de imagen</em>, III Congreso Panamericano de Comunicación, Buenos Aires, Julio.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Archenti, Nélida (1995)</strong>: “Las encuestas preelectorales: ¿una herramienta científica o política?”, en <em>Lo que vendrá,</em> Año 3, Número 6, Carrera de Ciencia Política (UBA), Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Aurelio, Julio (1999)</strong>: “Las encuestas y los resultados electorales”, en revista<em>El Politólogo</em>, página 4, Número 0, Buenos Aires, Noviembre-Diciembre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Beltrán, Ulises y Valdivia, Marcos (1997)</strong>: “La capacidad predictiva de las encuestas preelectorales”, en revista <em>Este País</em>, Número 71, página 2, México, Febrero.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Blumer, Herbert (1982)</strong><em>: El interaccionismo simbólico. Perspectiva y método</em>, capítulo 12: “La opinión pública y su sondeo” (1947), Editorial Hora, Barcelona.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Bosch, Joseph Lluís y Torrente, Diego (1993)</strong>: <em>Encuestas telefónicas y por correo</em>, Colección Cuadernos Metodológicos, número 9, Centro de Investigaciones Sociológicas, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Bourdieu, Pierre (1996)</strong>: “La opinión pública no existe” (L'opinion publique n'existepas, 1972), en revista <em>Voces y Culturas</em>, Número 10, Barcelona, II Semestre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Cabrera, Daniel (2003)</strong>: “Las encuestas no hablan”, revista <em>Ciencia Hoy</em>, Número 72, Buenos Aires, Marzo.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Cabrera, Daniel (2005)</strong>: <em>Las encuestas frente al electorado. Entre la manipulación y la estrategia</em>, VII Congreso Nacional de Ciencia Política (SAAP), Rosario, Noviembre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Cabrera, Daniel (2009a)</strong>:<em> Acerca de la capacidad predictiva de las encuestas electorales<strong>, </strong></em>XXI Congreso Mundial de Ciencia Política (IPSA), Santiago de Chile, Julio.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Cabrera, Daniel (2009b)</strong>:<em> Encuestas, pronósticos y votos<strong>, </strong></em>IX Congreso Nacional de Ciencia Política (SAAP), Santa Fe, Agosto.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Cabrera, Daniel (2010)</strong>: “En defensa de las encuestas”, en revista <em>PostData</em>, Nº 15, Volumen 2, Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Calvo, Javier (1997)</strong>: “Autocrítica y debate entre los que hicieron encuestas”, en diario <em>Clarín</em>, página 22, Buenos Aires, 30 de Octubre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Champagne, Patrick (1990)</strong>: “<em>Faire l’opinion. Le nouveau jeu politique</em>”, Minuit, Paris.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Champagne, Patrick (1996)</strong>: “Los sondeos, el voto y la democracia” (1995), en revista <em>Voces y Culturas</em>, número 10, Barcelona, II semestre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Donoso, Sofía y otros (2006)</strong>: <em>Los estudios electorales, sus metodologías y capacidad predictiva</em>, en revista <em>Némesis</em>, Nº 5, Santiago de Chile.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Durán Barba, Jaime (2000)</strong>: <em>Encuestas electorales</em>, Instituto Interamericano de Derechos Humanos [http://www.iidh.ed.cr/capel].</p> <p style="text-align: justify"><strong>Habermas, Jürgen (1990)</strong>: <em>Historia y crítica de la opinión pública. Investigaciones sobre una categoría de la sociedad burguesa</em>; capítulo VII: “Sobre el concepto de opinión pública”, Gustavo Gilli, Barcelona.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Jorrat, Jorge Raúl (1995)</strong>: “Encuestas de opinión: evaluación de una crítica y referencias de la literatura para mejorar esta práctica” en <em>Desarrollo Económico,</em> Número 138, Volumen 35, Buenos Aires Julio-Septiembre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Korn, Francis (1995)</strong>: “Encuestas de opinión: ¿diagnóstico, pronóstico o pasatiempo?”, en <em>Desarrollo Económico,</em> Número 136, Volumen 34, Buenos Aires Enero-Marzo.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Korn, Francis (2002)</strong>: “Encuestas electorales: ¿pronósticos científicos o pasatiempos mundanos?”, en revista <em>Ciencia Hoy</em>, Volumen 12, Número 71, página 61, Buenos Aires, Octubre-Noviembre.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Lininger, Charles y Warnick, Donald (1978)</strong>: <em>La encuesta por muestreo: teoría y práctica </em>(TheSampleSurvey: theory and Practice), traducción de Adriana A. de Barella y revisión de Alejandro Rodas Carpizo, Continental, México.</p> <p style="text-align: justify"><strong>López, Miguel Ángel y Figueroa, Pedro (2009)</strong>: “Predecir elecciones: los estudios de opinión y la conducta electoral de los chilenos”, en Cordero, Rodrigo (editor): <em>La sociedad de la opinión. Reflexiones sobre encuestas y cambio político en democracia</em>, Universidad Diego Portales, Santiago de Chile.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Madariaga, Aldo y otros (2006)</strong>: <em>Los estudios electorales, sus metodologías y capacidad predictiva</em>, Grupo ISOC, Departamento de Sociología, Universidad de Chile [<a href="http://prealas.fsoc.uba.ar/pdf/prealas-2007/foros/foro-4/eje1/madariaga-nun-orchard-venegas.pdf">http://prealas.fsoc.uba.ar/pdf/prealas-2007/foros/foro-4/eje1</a>].</p> <p style="text-align: justify"><strong>Martínez, Valentín (2004)</strong>: <em>Diseño de encuestas de opinión</em>, RA-MA, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Mitofsky, Warren (1998)</strong>: “Was 1996 a Worse Year for Polls than 1948?”, en <em>Public Opinion Quarterly</em>, Volumen 62, Oxford University Press.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Mora y Araujo, Manuel (2005)</strong>: <em>El poder de la conversación</em>, La Crujía, Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Mora y Araujo, Manuel (2009)</strong>: “La opinión pública en la Argentina: de la sociología académica a la profesionalización”, en Cordero, Rodrigo (editor): <em>La sociedad de la opinión. Reflexiones sobre encuestas y cambio político en democracia</em>, Universidad Diego Portales, Santiago de Chile.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Nöelle Neumann, Elisabeth (1970)</strong>: <em>Encuestas en la sociedad de masas (Umbragen in der Massengesellschaft. Einfübrung in die Methoden der Demoskopie</em><em>,</em><em> 1963)</em>, Alianza, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Noguera, Felipe (1998)</strong>: “Qué le gusta comer cuando no tiene hambre?”, en revista <em>Perfil</em>, Buenos Aires, 30 de Mayo.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Raimondo, Ezequiel (1995)</strong>: “Las encuestas modifican opiniones”, en diario <em>Clarín</em>, página 19, Buenos Aires, 3 de Mayo.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Rey Lennon, Federico y Piscitelli Murphy, Alejandro (2006)</strong>: <em>Pequeño manual de encuestas de opinión pública</em>, La Crujía, Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Rodríguez Lara, Emilio (1992)</strong>: “La publicación de encuestas electorales”, en <em>Revista Española de Investigaciones Sociales (REIS)</em>, Número 57, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Rodríguez Osuna, Jacinto (1991)</strong>: <em>Métodos de muestreo</em>, Centro de Investigaciones Sociológicas, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Traugott, Michael y Lavrakas, Paul (1997)</strong>: <em>Encuestas: guía para electores</em>, traducción de Lucila Christen de Remond, Siglo XXI, México.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Vommaro, Gabriel (2008)</strong>: <em>“Lo que quiere la gente”</em>, Prometeo, Universidad Nacional de General Sarmiento, Buenos Aires.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Vujosevich, Jorge (1996)</strong>: "Encuestas de opinión y votantes mentirosos, pero investigadores competentes", en <em>Ciencias Sociales</em>, Boletín de Informaciones de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), Número 27, página 2, Buenos Aires, Agosto.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Weiers, Ronald (1986)</strong>: <em>Investigación de mercados</em> (Marketing Research, 1984), traducción de Rosa María Rosas Sánchez y revisión de Marcela Benassini Félix, Prentice Hall, México.</p> <p style="text-align: justify"><strong>Wert, José Ignacio (2002)</strong>: “No le contéis a mi madre que hago encuestas políticas. Ella cree aún que soy pianista en un burdel”, en <em>Revista Española de Investigaciones Sociales (REIS)</em>, Número 99, Madrid.</p> <p style="text-align: justify"><a href="#_ftnref1" name="_ftn1">[1]</a> ¿Por qué un encuestado debería ser sincero, sabelotodo y congruente, si la mayoría de los individuos no lo somos regular y habitualmente?</p> <p style="text-align: justify"><a href="#_ftnref2" name="_ftn2">[2]</a> No es intención de este artículo poner en discusión ventajas y desventajas de las encuestas. Al respecto, puede consultarse, entre otros: Wert (2002), Mora y Araujo (2005), Rey Lennon y Piscitelli Murphy (2006).</p> <p style="text-align: justify"><a href="#_ftnref3" name="_ftn3">[3]</a> El concepto de <em>representatividad</em> de una muestra está asociado, en la bibliografía, a las nociones de <em>espejo</em> (Rodríguez Osuna, 1991:43), <em>reproducción</em> (Rodríguez Osuna, 1991:11), <em>reemplazo</em> (Weiers, 1986:96), <em>sustitución</em> (Bosch y Torrente, 1993:27). Sin embargo, debido a que resulta fácticamente imposible reflejar, en un subconjunto más pequeño (la muestra), la distribución de los valores de las innumerables variables que caracterizan a una población, no se suelen designar a las muestras en función de un criterio de representatividad sino bajo el de su significación.</p>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
16 Jun de 2016 @ 13:06:00 33300589
16 Jun de 2016 @ 13:05:47 33300589
16 Jun de 2016 @ 13:03:05 33300589
20 Nov de 2015 @ 18:03:58 25070192